CUIDANDO LA SALUD DE TU BEBÉ

EL INTESTINO Y EL SISTEMA INMUNITARIO DE TU BEBÉ EN PLENO DESARROLLO

Es muy probable que en los últimos años hayas oído hablar mucho de la “salud del intestino”. ¡Y por muchos motivos! De hecho, hay billones de razones para fijarse en el intestino, y se llaman bacterias. Forman una comunidad denominada “microbioma” y viven en tu intestino. Los investigadores han demostrado que el cerebro y el intestino se comunican y trabajan juntos para realizar diferentes funciones, como producir ciertas vitaminas y ayudar al cerebro a procesar la información que recibe de tus sentidos: lo que ves, lo que escuchas, los sabores y las texturas. De igual modo, las bacterias que constituyen la microbiota se comunican con el sistema inmunitario para ayudar en todo lo posible a su desarrollo.

SISTEMA INMUNITARIO

El contacto con las bacterias en el mundo real es crucial para estimular el sistema inmunitario. Por eso está bien dejar que los niños pequeños jueguen en el parque o en la playa y que se ensucien algo. Es un buen ejercicio para su sistema inmunitario.

Sin embargo, el sistema inmunitario de tu bebé no está todavía completamente desarrollado al nacer, y por eso los bebés son especialmente vulnerables a las infecciones. En sus primeros años, el sistema inmunitario se desarrolla de forma natural y va madurando.

La leche materna es la mejor fuente de nutrición, y aporta muchos beneficios a corto y a largo plazo, tanto para los bebés como para las madres. La lactancia también ayuda al sistema inmunitario del bebé. La leche materna no solo pasa tus anticuerpos a tu bebé, sino que, y muy importante, contiene fibras y bacterias buenas que se instalarán en su intestino y ayudarán al desarrollo de su sistema inmunitario. Estas fibras y bacterias son conocidas como prebióticos y probióticos, y trabajan juntas para producir un efecto positivo en el sistema inmunitario de tu bebé. Fomentan el crecimiento de bacterias buenas en el intestino que enseñarán al sistema inmunitario a combatir las infecciones.

¿Y SI LA LACTANCIA NO ES POSIBLE?

Si te resulta imposible darle el pecho a tu bebé, o si por cualquier otro motivo decides no hacerlo, consulta con tu médico y pídele consejo.

 Investigaciones científicas han demostrado que una fórmula infantil suplementada con prebióticos y probióticos aumenta el nivel de bacterias buenas, y esto puede tener también un efecto positivo en la microbiota intestinal del bebé y en su sistema inmunitario.

En los últimos años, se ha hablado mucho de la necesidad de dar un “impulso” al sistema inmunitario, para que pueda reaccionar más rápidamente y con más fuerza cuando se enfrenta a una infección. Sin embargo, los últimos estudios han demostrado que cuando el sistema inmunitario reacciona con demasiada virulencia ante una infección (sobre-reacción), esto puede tener un efecto negativo en la forma en la que tu bebé responde ante infecciones “inofensivas”. Por eso es por lo que tu sistema inmunitario necesita una ayuda, no un motor turbo.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS PREBIÓTICOS Y LOS PROBIÓTICOS

En primer lugar, es posible que te preguntes cuál es la diferencia entre los pre y los probióticos. En términos sencillos, esto es lo que necesitas saber:

Probióticos

Son las bacterias vivas que tienes en tu intestino. Hay cientos de especies. Se pueden encontrar en algunos alimentos, como en el yogur y en alimentos fermentados.

Prebióticos

¡son su comida! Es como si fueran los carbohidratos que ayudan a las bacterias a multiplicarse, limitando el crecimiento de bacterias potencialmente dañinas. Esto son buenas noticias para el sistema inmunitario en desarrollo de tu bebé. Se pueden encontrar prebióticos en, por ejemplo, los plátanos, la achicoria, las cebollas y los tomates.

Sinbióticos

Son una combinación de prebióticos y probióticos que trabajan de forma conjunta en el intestino para tener mayor impacto. Básicamente, lo que hacen es trabajar en equipo para fomentar el crecimiento, la supervivencia y la efectividad de las bacterias buenas.

Cuando se proporcionan al principio de la vida, los prebióticos, los probióticos y los simbióticos pueden ayudar a crear las condiciones óptimas para el desarrollo del sistema inmunitario de tu bebé.

¡ES IMPORTANTE MANTENERSE INFORMADO Y SEGUIR LOS CONSEJOS DEL MÉDICO!

Esta información no pretende sustituir el asesoramiento médico profesional.
Ponte en contacto con un experto si tienes preguntas o dudas.
Para más información, visita:

https://www.who.int/es
https://www.mscbs.gob.es/

¿Tienes consultas relacionadas con la nutrición de tu bebé durante las primeras etapas de la vida?

Consejo experto para asesorarte las 24 horas del día, 365 días.

Información sobre nuevos productos Almirón

Teléfono

Llámanos GRATIS 24hrs / 365 días

900 181 797

E-Mail

Escribenos con tu dudas a almiclub@danone.es